¡Estás como mango!

¿Recuerdan la época en que el mango era una fruta exclusiva del verano? Alrededor de mayo se empezaban a ver los primeros ejemplares en algunos tianguis y mercados.

Para julio, en las esquinas de la ciudad podíamos encontrar vendedores con carretas repletas de mangos, así como hoy los hay ofreciendo mamey o fruta de litchi. Y era una fiesta salir a comprar el mango Manila porque “¡qué caro está!, pero me llevo aunque sea medio kilo para no quedarme con el antojo”. Algunos se comían toda la bolsa porque un gusto así “sólo hasta el otro año”.

Siendo una fruta intertropical, las variedades son muchas. En México gozamos principalmente del Manila, Ataulfo y Paraíso. Gracias a las modernas técnicas agrícolas, hoy encontramos mangos todo el año, pero la verdad no saben igual que antes, en particular los Ataulfo (una clase de mango cuya denominación de origen fue otorgada a Chiapas), que tienen un color muy bonito por fuera, pero no son muy fragantes y a veces no saben a nada.

Yo sigo creyendo que el mango es fruto del verano y, por eso, para hacer mi pastel Mousse gelée de mango fui a rebuscar unos muy aromáticos y brillantes.

Con todo y que ahora sólo contamos con estos mangos la mayoría de las veces simplones, en México aún usamos la expresión “¡estás como mango!”. Pero en honor a la verdad, en estos tiempo deberíamos decir “¡estás como litchi!”.

ImagenImagenImagen

Un comentario en “¡Estás como mango!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s