Regalitos “hechos en casa”: mini brownies con cereza

Imagen

No hay nada mejor que unos frescos y sabrosos brownies hechos en casa con la cualidad de las tres “b”: bueno, bonito y barato. Aún hay tiempo de prepararlos y tener un gesto amable con la secretaria del médico, el portero del condominio, la chica que nos atiende en el salón de belleza, la prefecta de la escuela o con cualquier persona que indirectamente nos haga la vida más amable durante el año.

Son tan fáciles de preparar que hasta podemos invitar a nuestros niños a elaborarlos con nosotros. Así, pasamos un tiempo con ellos y al mismo tiempo les enseñamos la importancia de compartir y agradecer.

Aquí la receta:

(Aprox. 18 mini brownies)

– Horno a 180 C

Ingredientes:                                                              Implementos:

150 gramos de chocolate amargo troceado               – Charola minimuffins

½ taza de mantequilla

2 huevos

¾ taza de azúcar mascabado

1 cucharadita de vainilla

½ taza de harina común

Pizca de sal

½ taza de cerezas marraschino troceadas

18 piezas de cereza marraschino para decorar

Azúcar cristal roja para decorar

Imagen

Pasos:

-Precalentar el horno.

-Derretir 75 gr. del chocolate y la mantequilla a Baño María y remover hasta que resulte una mezcla homogénea y brillante. Apartar.

-Batir azúcar y huevos hasta integrar.

-Agregar el chocolate y mezclar bien.

-Incorporar harina, sal y vainilla.

-Agregar cerezas troceadas y mezclar.

-Hornear aprox. por 25 minutos o hasta que, al introducir un palillo éste salga seco. Enfriar al menos 15 minutos antes de decorar.

Imagen

Decoración:

-Derretir el resto del chocolate.

– Verter aprox. una cucharadita de chocolate en la superficie de cada brownie.

-Decorar con una cereza previamente pasada por azúcar cristal.

Imagen

Colócalo en una linda caja con una nota de agradecimiento y deseos de felicidad.

Imagen

Del Fruitcake al Fitness Noel ¿lo amas o lo odias?

ImagenImagen

Sé que el fruit cake es todo un tema en la Navidad. Con él no hay medias tintas: lo amas o lo odias. Conozco varias personas que lo desdeñan; supongo que les parece un pan menor y la verdad no los culpo, pues la mayoría de los fruit cakes comerciales son sólo un pan con pedacitos de fruta cristalizada, súper dulce y brilloso.

¿Lo amas? Si lo disfrutas, déjame decirte que un pastel de frutas secas de calidad debe prepararse con verdadera antelación para que los sabores de las frutas vayan madurando con los continuos baños de licor. Su sabor depende tanto de la calidad y cantidad de fruta seca como del tipo de ron o brandy utilizado; entre más añejo sea éste, mejor.

Mi Dolce alter ego prefiere los fruit cakes muy embebidos en alcohol, casi húmedos, elaborados con verdadera melaza, repletos de fruta. Por años he preparado para mi mesa navideña una receta de <em>Le Cordon Bleu</em>, en la que en lugar de llevar ron o brandy, contiene cerveza negra Guinness. Este “Pastel de cerveza” tiene pasas güeras y sultanas, orejones de pera y manzana, dátiles, cerezas, chabacanos, jengibre, cardamomo, pimienta, nuez moscada, mucha mantequilla y, por supuesto, la cerveza y un poco de brandy. Pienso que es sólo para gourmands atrevidos como yo, pues el resultado es un pan con intenso sabor a levadura, muy especiado. Gusta mucho a mi familia y definitivamente es un must de nuestra Navidad.

Imagen

¿Lo odias? Definitivamente piensas: ¿por qué he de comerme un budín si puedo disfrutar de un elegante Panettone o Pandoro?

Si tu peor pesadilla es que alguien te regale un fruit cake comprado en la tienda de los búhos cuando te parece demodé consumir harinas y azúcares refinadas, entonces tienes que probar mi versión súper light del pan de frutas secas. Es más bien una alternativa al fruit cake ya que no contiene alcohol, aunque sí los sabores especiados de la Navidad.

 Es mi Fitness Noel: cereal integral, sabores cítricos, fruta seca (chabacano, dátil, cranberry, pasas sultanas, orejones de pera y manzana, canela, nuez moscada, jengibre y clavo), brillo de chabacano y polvos de oro.¡Perfecto para el desayuno o la merienda de Navidad! ¿Se te antoja?

Imagen

 

Cake bundt de pera

pera 2

Fragantes, sedosas y con sabor a mantequilla. Así son las peras que el otoño nos brinda en todo su esplendor. Bartlett, Anjou verde, Bosc, una clase distinta para diferentes gustos y guisos. Perfectas para preparar panqués, muffins, roscas y los clásicos coffee cake de la panadería americana.

Como más disfruto las peras es al natural, pero con quesos como el azul cremoso o el brie, muero de gusto. Un dicho francés dice: “Jamás hizo Dios un matrimonio como el de las peras y el queso”, y yo lo suscribo. Unas láminas de pera Bosc con queso roquefort y nueces sobre una cama de lechugas aderezadas con una reducción de balsámico son un entrante delicioso y el sidedish perfecto para un lomo de cerdo. Las peras enanas, como las Seckel, son excelentes cocidas en vino tinto o en almíbares especiados con canela, anís o jengibre, al estilo Belle Helene.

Afortunadamente ahora podemos conseguir muchas variedades, incluso la jugosa y crujiente pera Asiática, que sabe un poco a melón, y como éste va perfecta con unas láminas de prosciutto. En fin, que por peras no paramos, las hay para todos los gustos.

Hoy les comparto mi Pear cake bundt, como los que tanto gustan a los americanos, inspirado en una receta de Martha Stewart. Lo he acompañado con peras pochadas en jengibre y un café bien cargado. Un hit en el gusto de mis personas favoritas.

 

pera4