Tarta fina de peras y confitura de naranja

FullSizeRender(4)

Nací en un país de temperaturas que oscilaban entre los 25 y 32 grados, dentro de una familia clase media, años luz antes de la globalización y la era de los TLC. En mi hogar, las frutas de clima frío como las peras, manzanas y uvas eran un lujo exclusivo de la Navidad, época en la que entre amigos y familia se acostumbraba regalarlas dentro de canastas envueltas en celofán con un gran moño. Las frutas del frío “venían de Guatemala”, un poco menos caluroso que El Salvador.

Y claro, asomarme por primera vez a los mercados otoñales de México, repletos de peras y manzanas y observar que mis compañeros de clase llevaban una rojísima manzana de lunch, fue para mí entender qué significaba haber nacido en una “república bananera”.

Quizás por esa mezcla de shock y fascinación, desde entonces amo el otoño. En esta época salen de mi cocina cosas como “Muffins de pera y arándanos”, “Ensalada de peras con queso azul” y esta “Tarta fina de peras y confitura de naranja” cuya base es una pasta brissé a la que añadí un toque de canela, jengibre, clavo y nuez moscada. Por dentro, sólo un poco de confitura de naranja rebajada con jugo de naranja natural y unas rebanadas de pera.

¿El resultado? Una tarta crocante, especiada y chispeante. Amo el otoño.

FullSizeRender(3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s