Mousse-gelée de mango…y bugambilias

  
Mis abuelos maternos vivían en una finca llena de mangos.Y era un deleite para mí disfrutarlos los fines de semana. 
Ahora me doy cuenta de que, cuando hice esta mousse de mango por primera vez, sólo estaba recreando y honrando esos momentos de mi infancia, cuando mi abuela me recibía con una canasta de mangos recién cortados.

El sabor es, entre otras cosas, una cuestión de sensación y memoria….en nuestras manos está el llevarlo a otro nivel. 

 
Las sustancias lechosas del mango, atenúan su acidez y nos dejan en boca un regusto con un toque de resina. Esa es la razón por la cual esta fruta armoniza muy bien con ingredientes lácteos y picantes.

Para este postre fresco y aireado únicamente elaboré una mousse con 500 gramos de mango y 500 ml de crema batida. Para el gelée se licúan dos mangos maduros con el jugo de medio limón y se le añade un sobre de grenetina diluida en 1/4 de taza de agua .

En un molde desmontable se refrigera la mousse al menos por una hora y después se vierte la gelée, refrigerando otras dos horas. Desmontar y decorar al gusto.   

Mi mousse gelée de mango fue el broche de oro para una Comida de celebración cuyo plato estrella fue un mole poblano exquisito. 

  
Después de disfrutar de una comida con mi platillo mexicano favorito -que aunque es delicioso, también es pesado-el mousse de mango fue el cierre perfecto por su ligereza y frescor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s