Mousse de chocolate con frambuesas

Despedimos el 2017 con el menú clásico de la familia que incluye un “Bacalao a la Vizcaína” (estilo México ) y “Pastelitos de arroz” (Omochi), ésos con los que los japoneses reciben el Año Nuevo. Dos platillos que no pueden faltar en nuestra cena de fin de año.

Con los postres nunca me “he casado”. Cada año busco nuevas opciones en las pastelerías, o bien, yo misma preparo algo festivo.

Para las navidades no tuve tiempo de hornear y compré un Stollen ( ese pan alemán de frutas secas), que por cierto, resultó muy delicioso.

Para el 31 de diciembre , en cambio, quise concluir nuestra cena con un suave y delicado postre, por lo que preparé este “Mouse de chocolate semi amargo con geéle de frambuesas”, pues se “hace en un abrir y cerrar de ojos” y viste muchísimo cualquier mesa.

Aunque lo serví en vasitos desechables para mesa de postres -ya que hubo varios invitados-, lució muy bien.

También puede servirse en tazas de té para darle un toque más formal.

Aquí la receta.

Para la mouse.

Ingredientes:

-350 gr. De chocolate semi amargo fundido a baño María.

-400 gr. De crema para batir, montada.

– 6 yemas

– 6 claras batidas a punto de turrón.

– 200 gr. De azúcar

Preparación:

Batir yemas con azúcar hasta palidecer. Incorporar esta mezcla al chocolate fundido. Por último, Añadir separadamente la crema montada y las claras, cada una de ellas con movimientos suaves y envolventes.

Colocar en vasitos y refrigerar.

Para el geéle.

Ingredientes:

– un cesto de frambuesas frescas.

-el jugo de un limón

– 50 gramos de azúcar.

– 1 cucharada de grenetina disuelta en 1/4 de taza de agua.

Procedimiento:

Licuar las frambuesas con el jugo de limón y el azúcar, hasta obtener un puré.

Con la licuadora en proceso, incorporar lentamente la grenetina líquida.

Añadir unas tres cucharadas de geéle a cada mouse. Volver a refrigerar.

Finalmente, decorar cada postre con frambuesas frescas al gusto.

Disfrutar.

¡Feliz Año Nuevo!

Estaré en casa para tomar hot chocolate, al estilo Williams-Sonoma

williams-sonoma-salted-caramel-hot-chocolate-o

Soy fan de las comedias estadounidenses cuyas historias de amor y desamor transcurren durante la época más fría y nostálgica del año, entre el Día de Acción de Gracias y Año Nuevo. Las escenas de  familias reunidas -desde  distintos puntos de la unión americana– alrededor de la cena de Acción de Gracias o Navidad, tomando vino y poniéndose al día de sus asuntos personales o peleándose entre sí, son las que más disfruto porque se “me hace agua la boca” con las delicias que disponen en la mesa como el clásico pavo o las salsas y postres a base de arándano y calabaza. Mi dolcealterego  suspira por  los dulces que aparecen en escenas navideñas como las galletas de mantequilla con mermelada o chocolate, así como por los clásicos peppermint bark (corteza de chocolate amargo en la base  y superficie de chocolate blanco con trozos de caramelo de menta), bastones de menta o canela,  malvaviscos y pretzels con chocolate, todos ellos dulces  gringos a más no poder. Y mi fascinación radica no sólo en el alimento en sí, sino también en la exaltación que los estadounidenses hacen de sus recursos naturales y derivados, signo propio de los países del primer mundo.

 La escena cliché  donde la protagonista enferma y deprimida, se sienta en un mullido sillón con una taza de té o chocolate humeante mientras ve una antigua película romántica (al estilo de la directora y productora Nora Ephron) siempre me han invitado a hacer lo propio, pero el “hot chocolate” de los gringos no es el mismo con el que nosotros acompañamos la Rosca de Reyes; el de ellos se prepara normalmente con cacao en polvo, y aunque algunas tiendas gourmet ofrecen desde hace tiempo este producto, no encontraba uno que me pareciera “genuino” hasta que supe que ya está en México la prestigiosa tienda Williams-Sonoma especializada en artículos de alta cocina y gourmet, cuyo blog y catálogo he seguido por años.

Por supuesto, ni tarda ni perezosa acudí a su sucursal en Oasis Coyoacán para admirar las vajillas navideñas, conocer su propia línea de implementos y suplementos para hornear, artículos de cobre, cristalería y los dulces navideños, especialmente la clásica corteza de chocolate con menta –peppermint bark- que viene dentro de una hermosa lata con diseño retro. Y como en las películas, todo se me antojó, pero  decidí adquirir sus dos productos estrella: la “Peppermint bark” (por $499.00) y una lata de “Hot chocolate” clásico (por $399.00) que no es cacao en polvo, sino ralladura de chocolate artesanal agridulce, calidad premium, con “intenso sabor, textura suave y exquisito aroma”.

No me importa que los psicólogos digan que ver películas románticas nos hace daño porque idealizan las relaciones de pareja y crean fantasías porque yo ya me enamoré a más no poder, sufrí por amor, me casé y tuve dos lindos hijos. Así que, esta Navidad estaré en casa para tomar chocolate caliente al estilo Williams-Sonoma mientras veo una y otra vez mis favoritas: “Sleepless in Seattle”, “Love, Actually” ,“The Stone Family”  y  “The Holiday”. Se antoja, ¿verdad?

peppermint-bark-bites-set-of-4-o

Muffins de chocolate “Abuelita”

20131124-163453.jpg

Los días son fríos en la Ciudad De México y se antoja algo muy dulce y calórico para acompañar el café. Una tarde fría en que debía ir a comprar chocolate para hornear unos muffins, empezó a llover a cántaros y pensé, ¿qué hago? ¿Cambiar de sabor y echar mano de lo que hay en la alacena? Repasando lo existente, encontré una caja de chocolate Abuelita, las tablillas de Nestlé para preparar bebida caliente y se me prendió el foco. ¿Por qué no hacer unos muffins de chocolate Abuelita? Inmediatamente busque mi Biblia de panquecitos –The Ultimate Muffin Book, ¡y puse manos a la obra! El resultado: ¡deliciosos y originales!

Ingredientes (para 12 muffins)

  • 2 discos de chocolate Abuelita
    3/4 de barra de mantequilla
    2 1/3 tazas de harina
    2 cucharaditas de royal
    Pizca de sal
    2 huevos
    1/3 de taza de azúcar morena
    1 taza de leche entera
    1/2 cucharadita de vainilla
    1/3 de taza de almendras molidas
    Almendras para decorar

Procedimiento

Precalentar horno a 200 grados. Juntar harina, royal y sal. Calentar la leche y la mantequilla sin hervir. Añadir el chocolate y disolver bien. Al bajar la temperatura incorporar huevos y vainilla. Incorporar a secos, solo a mezclar. Añadir almendras molidas.
Colocar en capacillos y adornar con una almendra. Hornear alrededor de 20 min. ¡Disfrutar!

20131124-163754.jpg

Coco y chocolate blanco, placer de verano

20130825-052403 p.m..jpg

¡Más coco!
Ayer recibí un regalito delicattesen que me encantó. Una chocolate blanco con coco de la marca alemana Ritter Sport, edición limitada “Placer de Verano 2013”.
¡Súper delicioso! Crujiente por fuera, cremoso por dentro, con mini trocitos de coco tostado.
Y aunque en un gran almacén amarillo de México se vende esta marca, difícilmente encontraríamos ediciones limitadas como esta.
Un pequeño placer -cortesía de mis amados sobrinos- que me hizo la tarde del domingo a finales del verano. ¡Muack!

20130825-052610 p.m..jpg

En el Día del Niño, cupcakes de chocolate

Mi dolcealterego de niña recuerda más los helados, los dulce típicos y el pan dulce de El Salvador, que los pasteles. En mi casa  se comía pastel únicamente en los cumpleaños. Lo que sí disfrutábamos de vez en cuando mi hermana y yo, eran las donas del Dunkin Donuts  y Mr. Donuts que comprábamos en la sucursal de Metrocentro. Todavía recuerdo la crema pastelera que salía de mi dona cubierta de chocolate. Eran  los cupcakes de mi época.

 Pero , qué tal la oferta de postres y dulces que disfrutan nuestros hijos hoy en día. Hay de todo y para todos. Los míos disfrutan mucho los cupcakes, por eso, en este su Día de los Niños no podía faltar en casa algo dulce. Aquí les dejo una imagen alusiva a este dulce día.

Feliz Día del Niño!

yummi cupcakes

Regalitos “hechos en casa”: mini brownies con cereza

Imagen

No hay nada mejor que unos frescos y sabrosos brownies hechos en casa con la cualidad de las tres “b”: bueno, bonito y barato. Aún hay tiempo de prepararlos y tener un gesto amable con la secretaria del médico, el portero del condominio, la chica que nos atiende en el salón de belleza, la prefecta de la escuela o con cualquier persona que indirectamente nos haga la vida más amable durante el año.

Son tan fáciles de preparar que hasta podemos invitar a nuestros niños a elaborarlos con nosotros. Así, pasamos un tiempo con ellos y al mismo tiempo les enseñamos la importancia de compartir y agradecer.

Aquí la receta:

(Aprox. 18 mini brownies)

– Horno a 180 C

Ingredientes:                                                              Implementos:

150 gramos de chocolate amargo troceado               – Charola minimuffins

½ taza de mantequilla

2 huevos

¾ taza de azúcar mascabado

1 cucharadita de vainilla

½ taza de harina común

Pizca de sal

½ taza de cerezas marraschino troceadas

18 piezas de cereza marraschino para decorar

Azúcar cristal roja para decorar

Imagen

Pasos:

-Precalentar el horno.

-Derretir 75 gr. del chocolate y la mantequilla a Baño María y remover hasta que resulte una mezcla homogénea y brillante. Apartar.

-Batir azúcar y huevos hasta integrar.

-Agregar el chocolate y mezclar bien.

-Incorporar harina, sal y vainilla.

-Agregar cerezas troceadas y mezclar.

-Hornear aprox. por 25 minutos o hasta que, al introducir un palillo éste salga seco. Enfriar al menos 15 minutos antes de decorar.

Imagen

Decoración:

-Derretir el resto del chocolate.

– Verter aprox. una cucharadita de chocolate en la superficie de cada brownie.

-Decorar con una cereza previamente pasada por azúcar cristal.

Imagen

Colócalo en una linda caja con una nota de agradecimiento y deseos de felicidad.

Imagen