Mousse de chocolate con frambuesas

Despedimos el 2017 con el menú clásico de la familia que incluye un “Bacalao a la Vizcaína” (estilo México ) y “Pastelitos de arroz” (Omochi), ésos con los que los japoneses reciben el Año Nuevo. Dos platillos que no pueden faltar en nuestra cena de fin de año.

Con los postres nunca me “he casado”. Cada año busco nuevas opciones en las pastelerías, o bien, yo misma preparo algo festivo.

Para las navidades no tuve tiempo de hornear y compré un Stollen ( ese pan alemán de frutas secas), que por cierto, resultó muy delicioso.

Para el 31 de diciembre , en cambio, quise concluir nuestra cena con un suave y delicado postre, por lo que preparé este “Mouse de chocolate semi amargo con geéle de frambuesas”, pues se “hace en un abrir y cerrar de ojos” y viste muchísimo cualquier mesa.

Aunque lo serví en vasitos desechables para mesa de postres -ya que hubo varios invitados-, lució muy bien.

También puede servirse en tazas de té para darle un toque más formal.

Aquí la receta.

Para la mouse.

Ingredientes:

-350 gr. De chocolate semi amargo fundido a baño María.

-400 gr. De crema para batir, montada.

– 6 yemas

– 6 claras batidas a punto de turrón.

– 200 gr. De azúcar

Preparación:

Batir yemas con azúcar hasta palidecer. Incorporar esta mezcla al chocolate fundido. Por último, Añadir separadamente la crema montada y las claras, cada una de ellas con movimientos suaves y envolventes.

Colocar en vasitos y refrigerar.

Para el geéle.

Ingredientes:

– un cesto de frambuesas frescas.

-el jugo de un limón

– 50 gramos de azúcar.

– 1 cucharada de grenetina disuelta en 1/4 de taza de agua.

Procedimiento:

Licuar las frambuesas con el jugo de limón y el azúcar, hasta obtener un puré.

Con la licuadora en proceso, incorporar lentamente la grenetina líquida.

Añadir unas tres cucharadas de geéle a cada mouse. Volver a refrigerar.

Finalmente, decorar cada postre con frambuesas frescas al gusto.

Disfrutar.

¡Feliz Año Nuevo!

Cupcakes del amor

Imagen

Sin duda el amor también debemos celebrarlo culinariamente, y qué mejor que con un panquecito very sweet que nos transporte a la niñez -cuando comer golosinas era sinónimo de travesura y premio- pero que al mismo tiempo alimente el espíritu.

Para celebrar a los amores de mi vida, grandes y pequeños, he preparado estos cupcakes de frutos rojos, que son muy fáciles de preparar y contienen un balance perfecto entre dulzor del frosting y humedad del pan. Por la cantidad de azúcar que contiene, seguro que sentirán un disparo inmediato de energía a la primera mordida. Diabéticos, ¡absténganse!

Entregados en una linda caja con un lazo romántico, seguro que quedan perfectos para la persona que más quieren. Y si le agregan un mensaje escrito de puño y letra, !ya la hicieron!, como decimos en México. Aunque claro, él o la destinataria probablemente piensan que no estaría nada mal recibir una sortija.

¡Feliz día del amor y la amistad!

Imagen

Para los panquecitos:

2 ¼ de taza de harina tamizada

1/4 de taza de azúcar

1 cucharadita de polvos de hornear

Pizca de sal

2 huevos

1 1/4 taza de leche

3/4 de barra de mantequilla derretida y fría

1 cucharada de vainilla

Procedimiento:

Juntar secos en un bowl. Añadir leche, mantequilla y vainilla. Incorporar secos y mezclar con pala de madera sólo a juntar.

Poner en los capacillos y hornear a 180 grados por unos 15-18 min. Enfriar.

Imagen

Para el frosting de buttercream:

-250 gramos de mantequilla pomada

-1 cucharadita de vainilla

-3 a 4 tazas de azúcar glass tamizada

-1/3 de taza de mermelada de frutos rojos

-3 cucharadas de leche

Batir (con pala) la Mantequilla y la vainilla. Añadir la mermelada y batir bien. Luego, incorporar el glass taza por taza y alisar la mezcla con la leche. Decorar los panquecitos al gusto.

¡Disfrutar!

Imagen

Mousse y geleé de mango con frutas tropicales

la foto (15)
Hace un día precioso en la Cd. de México. El cielo despejado, un sol brillante y  una brisa suave y fresca invitan a celebrar la primavera con un menú ligero y refrescante.  Pienso en ensaladas abundantes, pescados, sushi o qué una pasta al alioli y de postre ¡mousses!.  Cremosas y suaves espumas con intenso sabor a frutas. Mis favoritos: de frutos rojos y de mango.
 Imagen
Dando la bienvenida a la primavera esta semana  preparé una mousse con geleé de mango ataulfo y adorno de frutas tropicales añadiendo un toque crujiente en la base con galletas molidas. Me encantó el intenso sabor del ataulfo en la geleé, la cremosidad del mousse y el crunch de las galletas de vainilla. Una combinación fresca y explosiva.
Imagen
Definitivamente este postre será un must de mi mesa esta temporada.
Les dejo esta bella imagen de la Jacaranda que contemplo cada mañana desde mi alcoba.
Imagen

Feliz primer fin de semana primaveral. Dolcegilly J

I love you berry berry much (I): pavlova corazón de frambuesa

Imagen

La Pavlova es un postre que tiene como base un disco de merengue con bordes sobre el que se disponen crema batida y fruta fresca al gusto. Fue inspirado por la famosa bailarina rusa Anna Pavlova, en la década de los 20’s cuando ésta visitó Australia y Nueva Zelanda y desde entonces es considerado un postre típico de estos países. Por su ligereza y frescura es idóneo para el verano. El merengue base de la Pavlova debe ser crujiente por fuera y suave cremoso por dentro. Lo más común es decorarla con frutos rojos aunque también es común prepararla con una mezcla de frutas tropicales, incluyendo la fruta de la pasión.

Inspirada en el próximo Día del Amor y la Amistad, me puse manos a la obra y horneé una Pavlova en forma de corazón la cual cubrí con crema batida y  frambuesas frescas. Este postre puede ser el cierre perfecto de una cita romántica. Estarán de acuerdo conmigo en que una cena para dos debe ser ligera y afrodisíaca, como una antesala del amor.

La verdad es que la Pavlova es muy fácil y rápida de preparar, como los merengues. Sólo hay que echarle feeling al decorado. Acuérdense que el amor entra por los ojos Y ¿qué tal si la acompañan con una cava o un  Moet Chandon Rosé ¡Yo no probaría nada más antes del amor!  Pero si su ánimo es más amistoso que amoroso, otra opción es acompañarla con una infusión de frutos rojos.

Imagen

Aquí está la receta de una Pavlova tradicional, basada en la receta de Anne Wilson en su libro “Tartas y pasteles de queso”.

Ingredientes:

4 claras de huevo

1 taza de azúcar

½ cucharadita de vinagre blanco

½ cucharadita de esencia de vainilla

Imagen

Preparación:

Precalentar el horno a 120 C. Forrar una charola con papel siliconado y marcar un círculo de 20 cm. o bien,  hacer la figura de un corazón. Batir las claras a punto de nieve e incorporar poco a poco el azúcar y luego el vinagre y la vainilla; seguir batiendo hasta obtener un merengue espeso y brillante (aprox 10 minutos). Extender el merengue en el círculo, alisar con espátula y crear bordes con la punta redondeada de un cuchillo formando las paredes de la pavlova. Hornear por 15-20 minutos. Apagar y dejar enfriar en el horno. Montar la crema, extender sobre el disco y terminar con fruta fresca al gusto.

Imagen