Mousse de chocolate con frambuesas

Despedimos el 2017 con el menú clásico de la familia que incluye un “Bacalao a la Vizcaína” (estilo México ) y “Pastelitos de arroz” (Omochi), ésos con los que los japoneses reciben el Año Nuevo. Dos platillos que no pueden faltar en nuestra cena de fin de año.

Con los postres nunca me “he casado”. Cada año busco nuevas opciones en las pastelerías, o bien, yo misma preparo algo festivo.

Para las navidades no tuve tiempo de hornear y compré un Stollen ( ese pan alemán de frutas secas), que por cierto, resultó muy delicioso.

Para el 31 de diciembre , en cambio, quise concluir nuestra cena con un suave y delicado postre, por lo que preparé este “Mouse de chocolate semi amargo con geéle de frambuesas”, pues se “hace en un abrir y cerrar de ojos” y viste muchísimo cualquier mesa.

Aunque lo serví en vasitos desechables para mesa de postres -ya que hubo varios invitados-, lució muy bien.

También puede servirse en tazas de té para darle un toque más formal.

Aquí la receta.

Para la mouse.

Ingredientes:

-350 gr. De chocolate semi amargo fundido a baño María.

-400 gr. De crema para batir, montada.

– 6 yemas

– 6 claras batidas a punto de turrón.

– 200 gr. De azúcar

Preparación:

Batir yemas con azúcar hasta palidecer. Incorporar esta mezcla al chocolate fundido. Por último, Añadir separadamente la crema montada y las claras, cada una de ellas con movimientos suaves y envolventes.

Colocar en vasitos y refrigerar.

Para el geéle.

Ingredientes:

– un cesto de frambuesas frescas.

-el jugo de un limón

– 50 gramos de azúcar.

– 1 cucharada de grenetina disuelta en 1/4 de taza de agua.

Procedimiento:

Licuar las frambuesas con el jugo de limón y el azúcar, hasta obtener un puré.

Con la licuadora en proceso, incorporar lentamente la grenetina líquida.

Añadir unas tres cucharadas de geéle a cada mouse. Volver a refrigerar.

Finalmente, decorar cada postre con frambuesas frescas al gusto.

Disfrutar.

¡Feliz Año Nuevo!

Del Fruitcake al Fitness Noel ¿lo amas o lo odias?

ImagenImagen

Sé que el fruit cake es todo un tema en la Navidad. Con él no hay medias tintas: lo amas o lo odias. Conozco varias personas que lo desdeñan; supongo que les parece un pan menor y la verdad no los culpo, pues la mayoría de los fruit cakes comerciales son sólo un pan con pedacitos de fruta cristalizada, súper dulce y brilloso.

¿Lo amas? Si lo disfrutas, déjame decirte que un pastel de frutas secas de calidad debe prepararse con verdadera antelación para que los sabores de las frutas vayan madurando con los continuos baños de licor. Su sabor depende tanto de la calidad y cantidad de fruta seca como del tipo de ron o brandy utilizado; entre más añejo sea éste, mejor.

Mi Dolce alter ego prefiere los fruit cakes muy embebidos en alcohol, casi húmedos, elaborados con verdadera melaza, repletos de fruta. Por años he preparado para mi mesa navideña una receta de <em>Le Cordon Bleu</em>, en la que en lugar de llevar ron o brandy, contiene cerveza negra Guinness. Este “Pastel de cerveza” tiene pasas güeras y sultanas, orejones de pera y manzana, dátiles, cerezas, chabacanos, jengibre, cardamomo, pimienta, nuez moscada, mucha mantequilla y, por supuesto, la cerveza y un poco de brandy. Pienso que es sólo para gourmands atrevidos como yo, pues el resultado es un pan con intenso sabor a levadura, muy especiado. Gusta mucho a mi familia y definitivamente es un must de nuestra Navidad.

Imagen

¿Lo odias? Definitivamente piensas: ¿por qué he de comerme un budín si puedo disfrutar de un elegante Panettone o Pandoro?

Si tu peor pesadilla es que alguien te regale un fruit cake comprado en la tienda de los búhos cuando te parece demodé consumir harinas y azúcares refinadas, entonces tienes que probar mi versión súper light del pan de frutas secas. Es más bien una alternativa al fruit cake ya que no contiene alcohol, aunque sí los sabores especiados de la Navidad.

 Es mi Fitness Noel: cereal integral, sabores cítricos, fruta seca (chabacano, dátil, cranberry, pasas sultanas, orejones de pera y manzana, canela, nuez moscada, jengibre y clavo), brillo de chabacano y polvos de oro.¡Perfecto para el desayuno o la merienda de Navidad! ¿Se te antoja?

Imagen