Mango pudding

 

La primavera me inspira. El colorido de las flores me invita a crear dulces momentos. Hace unos días me topé con esta flor tropical y silvestre. Al admirar el contraste de sus colores, inmediatamente vino a mi mente la idea de un postre fresco y sencillo: pudding de mango y zarzamora. En la naturaleza todo es un motivo para mi dolcealterego.

La receta la he tomado del canal de YouTube: “Cooking with dog”, un portal japonés de video-recetas cuya presentadora elabora platillos orientales (acompañada por un perro), de manera ágil y demostrativa, en pocos minutos.

Aquí el enlace del video.

Ingredientes:
-1 taza de puré de mango (250 ml.)

-50 ml. de crema para batir

-el jugo I/2 limón

-150 ml. de agu

-50 gramos de azúcar

-1 cucharada sopera de gelatina en polvo

-Mango fresco

-Crema Batida

-Zarzamora fresca o mermelada de zarzamora.

Procedimiento:

En la  licuadora hacer un puré con la pulpa del mango y el jugo de medio limón.

Elabora un almíbar con el agua y el azúcar (ajustar la cantidad de azúcar según el grado de dulzor del mango). Añadir la grenetina en polvo hasta integrar bien.

Agregar este almíbar al puré de mango. Mezclar y añadir los 50 ml. de crema para batir. Verter la mezcla en copas o tazas y refrigerar.

Decoración: montar la crema restante y decorar al gusto con rebanadas o trozos de mango y mermelada de zarza.

Disfrutar.

 

 

Pavlova con mango y arándanos 

Las jacarandas en flor, el sol brillante, una suave brisa y el canto de los pájaros conforman la escena con la que despertamos esta recién estrenada primavera quienes habitamos en la Ciudad de México.
Como nativa del trópico disfruto especialmente las estaciones de calor. Mi ánimo se eleva considerablemente a tono con la temperatura y me entusiasma hasta el colorido de las flores que encuentro a mi paso. El contraste de sus colores me inspira para preparar postres frescos y aireados y pienso en mousses, espumas, gelées y merengues.

De niña amaba comer “suspiros” (bocados ligeros de merengue). En la pastelería de mi calle los disponían en una charola y uno debía desprenderlos del papel manteca. Al llegar a México me enamoré del gaznate, ese rollo de harina delgada y frita relleno de merengue fresco. Los paseos por el barrio de Coyoacán no eran tales si no me compraba al menos uno. Años después conocí las “Islas Flotantes” y el elegante postre australiano “Pavlova” que hoy he preparado, inspirada en las flores moradas como las jacarandas que inundan las calles de la Ciudad de México, así como por el contraste del amarillo y el morado que tanto me gusta en los arreglos florales.

 Los mangos maridan muy bien con las cremas debido a sus propias sustancias lactonas. En esta Pavlova de mango y blueberry, los ácidos de ambas frutas se mezclan sorprendentemente con la untuosidad de la crema pastelera y el dulzor del merengue.
 Todo el conjunto explota en boca de manera fresca y equilibrada, igual que el sol y la brisa de esta primavera que ahora disfrutamos.
  
Tomé esta receta del libro “Tartas y pasteles de queso”, de Anne Wilson.
 En la imagen, la receta completa. Ojalá la prueben. Feliz primavera 2016.

Tres leches de coco y mango

la foto 5

Debo confesar que no soy fanática de los pasteles de tres leches. De hecho, los probé por primera vez al llegar a México. Me sorprendía que en cada fiesta de cumpleaños hubiera un pastel de tres leches, ya sea con duraznos, fresas o cerezas. Incluso,  recuerdo bien una pastelería famosa cuya especialidad eran precisamente los tres leches

Por mucho tiempo evité comer este pastel, sobre todo si llegaba a ver  que el líquido escurría del pan. Me daba no sé qué cosa. Digamos que es un pastel que yo clasifico en la categoría de los “piñateros” (de piñata) es decir, propio para fiestas infantiles o reuniones informales. Su elaboración es sencilla, rápida y también es de bajo costo. No requiere de ninguna técnica especial y con él se complace a todo mundo, bueno, casi, porque a mí sólo me gustan los de la pastelería Aranzazu.

No me gustan los tres leches rellenos de crema y frutas pues siempre me pregunto, ¿qué quiere este pastel que yo saboree, las leches o su relleno? El tres leches clásico latinoamericano no se rellena, es sólo un bizcocho humedecido con leche evaporada, leche condensada y media crema, cubierto con chantilly o merengue, adornado de manera simple con unas cerezas.

Hace poco debía preparar un pastel rápido y sencillo pero sabroso con el que pudiera quedar bien con el festejado y sus invitados. Entonces pensé: ¡Tres leches es la solución!  Mi propia versión del tres leches lleva leche de coco en lugar de leche evaporada, un poco de ron añejo, cubro la pared con coco rallado y, para terminar, la superficie  con un coulis de  mango o bien, con mermelada de piña.  Es un tres leches tropical. Aquí la receta más sencilla y de bajo costo porque hay otra más elaborada, pero en este caso he usado ésta:

la foto 1la foto 2

la foto 3

Ingredientes:

Para el pan (basada en la receta de Tres Estrellas)

  • 2 tazas de harina para hot cakes
  • 1 1/2 tazas de leche entera
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • Mantequilla y harina para engrasar el  molde

Para el relleno (mi propia versión)

  • 1 lata de leche de coco (400 ml)
  • 1 lata de leche condensada La lechera
  • 1 lata de media crema Nestlé rebajada con 1/4 de leche
  • 5 cucharadas de ron añejo (he usado el nicaraguense Flor de caña)

Para el betún

  • 400 gr. de crema para batir Lyncontt
  • azúcar glass al gusto (aprox 1/2 taza)
  • coco rallado

Topping

  • 1 mango mediano
  • 1 cucharadita de grenetina
  • 4 cuharaditas de agua

Procedimiento

Precalentar el horno a 180 grados. Engrasar y enharinar molde (22 cm.).Licuar todos los ingredientes del pan y verter sobre el molde. Hornear por 25 minutos. Dejar enfriar unos 20 minutos. Mientras, juntar las tres leches.Picar el pan con un palillo por todas partes. Verter la mezcla de leches poco a poco, esperando a que se absorva el líquido entre una y otra vez. Cubrir con aluminio y refirgerar toda la noche. (Es importante que el pan esté todavía caliente al momento de echar las leches).

 Decoración

Montar la crema con el glass. Cubrir el pastel. Adornar paredes con coco rallado. Licuar el mango con unas dos cucharadas de azúcar. Hidratar la grenetina con agua. Poner en el micro unos 10 segundos. Igualar temperatura con el coulis de mango resultante y esperar a que la mezcla empiece a cuajar para bañar la superficie del pastel . Refrigerar. ¡Buen provecho tropical!

la foto 4la foto (17)

Inspirada en el gran Hidemi Sugino

Imagen

Definitivamente la primavera me inspira. Por ahora estoy obsesionada con los postres frescos y sigo pensando en ¡mousses! Sólo que esta vez quise recrear al gran pastelero japonés Hidemi Sugino, cuyo trabajo admiro profundamente.

Es un ícono de la pastelería japonesa, pues combina la pulcritud de la técnica francesa con la estética minimalista y fresca de los japoneses. Generalmente sus pasteles combinan 4, 5 y hasta 6 técnicas diferentes y casi siempre están compuestos por una base de genovesa o joconde y una mousse-geleé de frutas. Es un maestro del detalle. Me fascina que sus pasteles hablan  por sí mismos pues la decoración siempre tiene que ver con los ingredientes, como debe ser.

En 1991, siendo parte del equipo japonés, ganó la Copa Mundial de Pastelería con su más famosa creación: “Ambrosía”, un pastel con base de genovesa de chocolate y mousse de chocolate con centro de genovesa y mousse de pistache con mermelada de frambuesa, cubierto con ganache de chocolate y decorado con pétalos de chocolate y una hoja de oro. En su boutique de Tokio se lee “Pattiserie depuis 1973”.

Otra de sus famosas creaciones, es el pastel  “Sois bois” -pastel mousse de frutos rojos-,  un must para todo aquel que se precie de ser conocedor de la pastelería de primera clase.

Desde hace tiempo tenía ganas preparar un pastel cuya base fuera un pan de matcha (polvo de té verde), muy utilizado en la repostería japonesa. Así que me puse manos a la obra para recrear un pastel de la colección navideña 2008 de Sugino. Se trata de un pastel mousse con pan de matcha, mousse y geleé de mango y decoración de mango y té verde.

Imagen

Mi modesta recreación tiene también como base la genovesa de matcha. Luego el mousse elaborado con mango ataulfo, el geleé con mango Manila y como decoración, en lugar de brillo, le puse una gelatina de matcha con cuadritos de mango ataulfo. El resultado: un pastel fresco, chispeante, delicioso. ¡Gracias Hidemi pattiserie por inspirarme y crear tal deleite para la vista, el gusto y el corazón!

Imagen

Colección Navidad 2008, por Hidemi Sugino.

Imagen

Mousse y geleé de mango con frutas tropicales

la foto (15)
Hace un día precioso en la Cd. de México. El cielo despejado, un sol brillante y  una brisa suave y fresca invitan a celebrar la primavera con un menú ligero y refrescante.  Pienso en ensaladas abundantes, pescados, sushi o qué una pasta al alioli y de postre ¡mousses!.  Cremosas y suaves espumas con intenso sabor a frutas. Mis favoritos: de frutos rojos y de mango.
 Imagen
Dando la bienvenida a la primavera esta semana  preparé una mousse con geleé de mango ataulfo y adorno de frutas tropicales añadiendo un toque crujiente en la base con galletas molidas. Me encantó el intenso sabor del ataulfo en la geleé, la cremosidad del mousse y el crunch de las galletas de vainilla. Una combinación fresca y explosiva.
Imagen
Definitivamente este postre será un must de mi mesa esta temporada.
Les dejo esta bella imagen de la Jacaranda que contemplo cada mañana desde mi alcoba.
Imagen

Feliz primer fin de semana primaveral. Dolcegilly J