Mousse de chocolate con frambuesas

Despedimos el 2017 con el menú clásico de la familia que incluye un “Bacalao a la Vizcaína” (estilo México ) y “Pastelitos de arroz” (Omochi), ésos con los que los japoneses reciben el Año Nuevo. Dos platillos que no pueden faltar en nuestra cena de fin de año.

Con los postres nunca me “he casado”. Cada año busco nuevas opciones en las pastelerías, o bien, yo misma preparo algo festivo.

Para las navidades no tuve tiempo de hornear y compré un Stollen ( ese pan alemán de frutas secas), que por cierto, resultó muy delicioso.

Para el 31 de diciembre , en cambio, quise concluir nuestra cena con un suave y delicado postre, por lo que preparé este “Mouse de chocolate semi amargo con geéle de frambuesas”, pues se “hace en un abrir y cerrar de ojos” y viste muchísimo cualquier mesa.

Aunque lo serví en vasitos desechables para mesa de postres -ya que hubo varios invitados-, lució muy bien.

También puede servirse en tazas de té para darle un toque más formal.

Aquí la receta.

Para la mouse.

Ingredientes:

-350 gr. De chocolate semi amargo fundido a baño María.

-400 gr. De crema para batir, montada.

– 6 yemas

– 6 claras batidas a punto de turrón.

– 200 gr. De azúcar

Preparación:

Batir yemas con azúcar hasta palidecer. Incorporar esta mezcla al chocolate fundido. Por último, Añadir separadamente la crema montada y las claras, cada una de ellas con movimientos suaves y envolventes.

Colocar en vasitos y refrigerar.

Para el geéle.

Ingredientes:

– un cesto de frambuesas frescas.

-el jugo de un limón

– 50 gramos de azúcar.

– 1 cucharada de grenetina disuelta en 1/4 de taza de agua.

Procedimiento:

Licuar las frambuesas con el jugo de limón y el azúcar, hasta obtener un puré.

Con la licuadora en proceso, incorporar lentamente la grenetina líquida.

Añadir unas tres cucharadas de geéle a cada mouse. Volver a refrigerar.

Finalmente, decorar cada postre con frambuesas frescas al gusto.

Disfrutar.

¡Feliz Año Nuevo!

Para las Reinas de Fresa

IMG_5599

El Día de la Madre es un día muy celebrado en México. Desde temprano las “Reinas del Hogar” -como acostumbran a llamarnos en los comerciales obsoletos- nos arreglamos  para estar lindas todo el día. El festejo inicia con el festival escolar en el que nuestros hijos bailan, cantan, o declaman el repertorio ad hoc a la fecha, empezando por “Las Mañanitas”. Después, las familias nos reunimos en torno a la madre mayor, generalmente la abuela,  para comer en casa o en un restaurante en los que a veces hay que esperar hasta dos horas antes de llegar a la mesa. Como en todas las celebraciones, el pastel tiene un papel principal. Las pastelerías anuncian sus ediciones limitadas desde principios de mayo. Los sabores más socorridos para la ocasión son fresa y chocolate, en toda clase de tartas, mousses, panqués, roscas y gelatinas.

Imagen

Para celebrar mi propia maternidad, la de mi hermana y unas amigas muy queridas, preparé un pastel Mousse de fresa con chocolate blanco. Mi madre vive en El Salvador, así que sólo pude hablarle y aunque siempre me entristece no tenerla cerca, especialmente en esta fecha, me consuela el hecho de que este año estuvo aquí conmigo casi por tres meses.

Imagen

 Mi pastel mousse “Reina de fresa” es medio hechizo pues la base la he hecho con harina preparada para pastel  “Strawberry Supreme Cake Mix” de la marca Duncan Hines. Luego, elaboré el mousse con 500 ml. de coulis de fresa y crema batida y para terminar, coloqué en la superficie un poco  de chocolate blanco y fresas frescas.

Imagen

“Muy apropiado para la ocasión” dijeron mis invitados, además de repetir ración una y otra y otra  vez. Felicidades a todas las Reinas de su propia vida que además tengan la dicha de ser mamás.

Imagen

Inspirada en el gran Hidemi Sugino

Imagen

Definitivamente la primavera me inspira. Por ahora estoy obsesionada con los postres frescos y sigo pensando en ¡mousses! Sólo que esta vez quise recrear al gran pastelero japonés Hidemi Sugino, cuyo trabajo admiro profundamente.

Es un ícono de la pastelería japonesa, pues combina la pulcritud de la técnica francesa con la estética minimalista y fresca de los japoneses. Generalmente sus pasteles combinan 4, 5 y hasta 6 técnicas diferentes y casi siempre están compuestos por una base de genovesa o joconde y una mousse-geleé de frutas. Es un maestro del detalle. Me fascina que sus pasteles hablan  por sí mismos pues la decoración siempre tiene que ver con los ingredientes, como debe ser.

En 1991, siendo parte del equipo japonés, ganó la Copa Mundial de Pastelería con su más famosa creación: “Ambrosía”, un pastel con base de genovesa de chocolate y mousse de chocolate con centro de genovesa y mousse de pistache con mermelada de frambuesa, cubierto con ganache de chocolate y decorado con pétalos de chocolate y una hoja de oro. En su boutique de Tokio se lee “Pattiserie depuis 1973”.

Otra de sus famosas creaciones, es el pastel  “Sois bois” -pastel mousse de frutos rojos-,  un must para todo aquel que se precie de ser conocedor de la pastelería de primera clase.

Desde hace tiempo tenía ganas preparar un pastel cuya base fuera un pan de matcha (polvo de té verde), muy utilizado en la repostería japonesa. Así que me puse manos a la obra para recrear un pastel de la colección navideña 2008 de Sugino. Se trata de un pastel mousse con pan de matcha, mousse y geleé de mango y decoración de mango y té verde.

Imagen

Mi modesta recreación tiene también como base la genovesa de matcha. Luego el mousse elaborado con mango ataulfo, el geleé con mango Manila y como decoración, en lugar de brillo, le puse una gelatina de matcha con cuadritos de mango ataulfo. El resultado: un pastel fresco, chispeante, delicioso. ¡Gracias Hidemi pattiserie por inspirarme y crear tal deleite para la vista, el gusto y el corazón!

Imagen

Colección Navidad 2008, por Hidemi Sugino.

Imagen

Mousse y geleé de mango con frutas tropicales

la foto (15)
Hace un día precioso en la Cd. de México. El cielo despejado, un sol brillante y  una brisa suave y fresca invitan a celebrar la primavera con un menú ligero y refrescante.  Pienso en ensaladas abundantes, pescados, sushi o qué una pasta al alioli y de postre ¡mousses!.  Cremosas y suaves espumas con intenso sabor a frutas. Mis favoritos: de frutos rojos y de mango.
 Imagen
Dando la bienvenida a la primavera esta semana  preparé una mousse con geleé de mango ataulfo y adorno de frutas tropicales añadiendo un toque crujiente en la base con galletas molidas. Me encantó el intenso sabor del ataulfo en la geleé, la cremosidad del mousse y el crunch de las galletas de vainilla. Una combinación fresca y explosiva.
Imagen
Definitivamente este postre será un must de mi mesa esta temporada.
Les dejo esta bella imagen de la Jacaranda que contemplo cada mañana desde mi alcoba.
Imagen

Feliz primer fin de semana primaveral. Dolcegilly J

Bittersweet sixteen: pastel mousse de zarzamora

ImagenPara celebrar  el cumpleaños 16 de mi hija, preparé un pastel mousse de zarzamora, una de sus frutas favoritas, después del mango. Por lo que sus dulces 16, sólo en lo que respecta al pastel,  fueron unos agridulces 16. Tratándose de una ocasión tan especial y aunque siempre ando corta de tiempo, decidí preparar el pan de acuerdo con la receta clásica de la genovesa de vainilla (genoise) aunque ello significara dedicarle más tiempo a la preparación y que subieran considerablemente las calorías. Para el mousse, usé las mejores zarzamoras, otro tanto de crema batida, grenetina, un poco de limón y azúcar. Como contaba con muy poco tiempo para decorarlo, opté por un sencillo espejo de gelatina usando el jugo que soltaron las zarzamoras después de macerarlas un rato con azúcar y limón.

Algo sencillo pero con todo el sabor agridulce de las zarzamoras, perfecto para los amantes del bittersweet.

Imagen