Pan de guayaba y queso

FullSizeRender(5)

De niña disfrutaba mucho comer guayabas de carne y pulpa rosa (variedad propia de Centroamérica y el Caribe), especialmente durante las vacaciones agostinas, cuando en mi país se celebra al Divino Salvador del Mundo. Una época en la que ese fruto tropical inunda los mercados.

En mi casa las guayabas se lavaban y guardaban en el refrigerador, al igual que los marañones y las annonas (guanábanas), y era una delicia refrescarse por las tardes con la fragancia cítrica y el sabor agridulce de estos frutos.

Al llegar a México, la guayaba amarilla (de gran tamaño comparada con la rosa) me sorprendió gratamente, y al probar por primera vez sus dulces derivados, se grabaron para siempre en mi dolcealterego: el atole (preparado y servido como Dios manda en El Bajío), la paleta helada (inigualables las de La Michoacana), así como el ate o rollo de guayaba (de gran producción en el centro del país).
Pero el descubrimiento más gourmet que hice con los dulces de guayaba fue su maridaje con el queso. ¿Recuerdan ese pan danés de guayaba con queso, distintivo de El Globo? Yo moría por él. O el postre perfecto y súper gourmet para cerrar con broche de oro una comida muy mexicana: “Ate de guayaba con queso chihuahua”. ¡Aaay, es mi favorito!
En honor a esa combinación lechosa, agridulce, es que preparo el pan de guayaba con topping de queso crema. La masa va muy especiada con canela, jengibre, clavo, nuez moscada y cáscara seca de naranja. Acá la receta:

Pan de guayaba

(Molde circular desmontable de 15 cm.)

  • 1/3 de taza de mantequilla
  • ¾ a 1 taza de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 1 ¼ de taza de puré de guayabas*
  • 1 ½ taza de harina
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de royal
  • ½ cucharadita de sal
  • Mezcla de canela, jengibre, clavo, nuez moscada y ralladura de naranja al gusto.

Procedimiento
Juntar y cernir secos, apartar. Batir mantequilla con azúcar hasta acremar. Añadir huevo y batir unos minutos. Incorporar puré de guayaba, mezclar bien. Añadir harina en tres tantos. Hornear a 180º unos 20 min. Tapado. Pasado ese tiempo, incorporar la mezcla del topping y hornear otros 20-25 min.

Topping de queso

  • 1 queso crema (180 gr.)
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de harina
  • Chorrito de leche o crema para aligerar la mezcla
  • Nuez moscada al gusto

Procedimiento
Batir con globo hasta mezclar bien.

Puré de guayaba

  • 10 guayabas amarillas, grandes y medio maduras.
  • Agua
  • ½ limón

Procedimiento
Poner a hervir las guayabas unos 5 min. Procesar en licuadora (en modo “baby food”) con un poquito del agua de cocción y el jugo del medio limón. Colar bien.
Un poco antes de terminar la cocción del topping, adornar con unas rebanadas finas de guayaba rebozadas de azúcar glass.

FullSizeRender(6)

Zuchinni Bread

Imagen

El canto de los pájaros en el ventanal de mi alcoba al despuntar el día, los 20 grados de temperatura al medio día y el colorido de las frutas y verduras en los mercados anuncian que la primavera está por llegar. Vienen a mi mente los alimentos propios de la estación, como las fresas, el kiwi, la piña, los espárragos, la espinaca, las coles de bruselas y el calabacín, en el cual me inspiré hoy.
De sabor terroso y silvestre, la calabacita, como le llamamos en México, es bastante utilizada en la cocina salada del día a día, principalmente en caldos y acompañantes. Pero casi nunca en la cocina dulce, a pesar de su alto contenido de azúcar.
A mí me encanta una preparación dulce con calabacin, el famoso zucchini bread, creado por los italianos y tan común en la panadería estadounidense.

Imagen

Y ya que en esta época del año las calabacitas alcanzan su esplendor, preparé mi zucchini bread y el resultado fue un delicioso panqué crujiente por fuera, húmedo y esponjoso por dentro, en el que la combinación de las calabacitas, la nuez y las especias, explota de manera sutil y sedosa en la boca. ¡Ay!, simplemente delicioso y adictivo.

Imagen

Existen cientos de recetas en la web. Los más reconocidos sitios de pastelería americana incluyen siempre una receta del zucchini bread, pero yo me quedo con estas dos: Zuchinni Nut Bread de Martha Stewart, y para algo más complejo y gourmet, Zuchinni Cake With Crunchy Lemon Glace, de David Lebovitz. Una alternativa en español que me agradó también, es el Pan de Calabacitas de Many Muñoz, aquí les dejo el video.

Imagen

La primavera está en el aire, mi inspiración vuela con ella. ¡A disfrutar!

Banana cake

Imagen

En mi casa siempre hay plátanos, guineos o bananas. Los comemos a toda hora, en el desayuno como milk shake o con papaya. Algunos domingos los rebano para  agregarlos a los hotcakes, o bien se toman con miel  como merienda,  pero en esta época del año no duran nada pues se maduran rapidísimo. Así que, en cuanto veo que se ponen negruscos pienso  ”bananas para qué las quiero” y otra vez horneo un pan de plátano que desaparece en una abrir y cerrar de ojos. Ya les he comentado por aquí que para mi gusto un pan de plátano debe saber a plátano, por eso lo hago simple y sólo a veces incorporo pasas, nueces o una mezcla de cacahuate, nuez, almendra confitada sólo en la superficie, como he hecho en esta ocasión.

Imagen

Un cake de plátano bien hecho es un gran regalo para el alma, por eso en repetidas ocasiones lo obsequio así,  arreglado muy coqueto, porque recuerden que de la vista nace el amor.

Imagen

Aquí dejo la receta básica de mi pan de plátano (basada en una receta de Le Cordon Bleu).

  • 250 gramos de harina
  • 230 gramos de azúcar brown
  • 1/4 de taza de aceite de canola
  • 2 huevos
  •  Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Una cucharada de canela en polvo
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de levadura en polvo
  • 3 plátanos grandes, maduros
  • Una palanqueta de nueces, almendras y cacahuates

Procedimiento

Cernir harina y mezclar con levadura, sal y especias. Batir azúcar y huevos hasta blanquear. Procesar  los plátanos y mezclar con el aceite. Juntar con la mezcla del azúcar y huevos. Finalmente incorporar los ingredientes secos y mezclar. Procesar la palanqueta y poner en la superficie del panqué. Hornear a 180 por 45 minutos.

Imagen

¡Perfecto para desayunar o regalar!

Para las Reinas de Fresa

IMG_5599

El Día de la Madre es un día muy celebrado en México. Desde temprano las “Reinas del Hogar” -como acostumbran a llamarnos en los comerciales obsoletos- nos arreglamos  para estar lindas todo el día. El festejo inicia con el festival escolar en el que nuestros hijos bailan, cantan, o declaman el repertorio ad hoc a la fecha, empezando por “Las Mañanitas”. Después, las familias nos reunimos en torno a la madre mayor, generalmente la abuela,  para comer en casa o en un restaurante en los que a veces hay que esperar hasta dos horas antes de llegar a la mesa. Como en todas las celebraciones, el pastel tiene un papel principal. Las pastelerías anuncian sus ediciones limitadas desde principios de mayo. Los sabores más socorridos para la ocasión son fresa y chocolate, en toda clase de tartas, mousses, panqués, roscas y gelatinas.

Imagen

Para celebrar mi propia maternidad, la de mi hermana y unas amigas muy queridas, preparé un pastel Mousse de fresa con chocolate blanco. Mi madre vive en El Salvador, así que sólo pude hablarle y aunque siempre me entristece no tenerla cerca, especialmente en esta fecha, me consuela el hecho de que este año estuvo aquí conmigo casi por tres meses.

Imagen

 Mi pastel mousse “Reina de fresa” es medio hechizo pues la base la he hecho con harina preparada para pastel  “Strawberry Supreme Cake Mix” de la marca Duncan Hines. Luego, elaboré el mousse con 500 ml. de coulis de fresa y crema batida y para terminar, coloqué en la superficie un poco  de chocolate blanco y fresas frescas.

Imagen

“Muy apropiado para la ocasión” dijeron mis invitados, además de repetir ración una y otra y otra  vez. Felicidades a todas las Reinas de su propia vida que además tengan la dicha de ser mamás.

Imagen

Pastel de elote

Imagen

En varios puntos de la Cd. de México existe una cafetería llamada Jekemir, su oferta de café , entre ellos el estilo árabe, gusta mucho sobre todo a los adultos mayores quienes ya sea  solos disfrutan por las mañanas de su café con la lectura del periódico, o bien, entre amigos saboreanpor las tardes un pan pita. 

Personalmente lo que me arrebata del Jemekir es supanqué de elote, yo le llamo  flanqué de elote porque estan suave y esponjosito que no parece simplemente un pan.  Tiene el azúcar justo y mucho sabor a elote. Me encanta. Podría comerme hasta 3 ¡qué horror¡ Y por lo mismo he probado varias recetas y métodos para producir mi propio flanqué casero. Sin embargo, aún no lo logro… hay algo, un secreto jekemiroso que no permite igualarlo, así que tendré que seguir satisfaciendo mi antojo criollo en las sucursales del Príncipe del café. 

Hay una receta de pastel de elote muy sencilla y sabrosa que ofrece La Lechera que preparo a menudo, sobre todo las ocasiones en que ofrezco un comida con sopa de hongos estilo La Marquesa, mole poblano, arroz blanco ycomo postre, este pan de elote bañadito con rompope. Todos los ingredientes se licúan y listo! 

Imagen

Aunque con esta receta uno queda muy bien, yo voy a seguir practicando el flanqué de elote. Aquí les dejo una muestra de la propuesta de La Lechera y unas imágenes de mi última prueba del flanqué.

Con estos fríos se antojan mucho a media tarde ¿verdad?.Y si no quieren hornear pues vayan al Jekemir , seguramente les encantará como a mí. Provecho y muy feliz fin de semana.  

Imagen