Kurisumasu keeki

20131212-084945 p.m..jpg

Saben bien que vivo fascinada por la pastelería japonesa. Esa combinación de aparente simplicidad en la forma y pulcritud en el fondo (o técnica) resulta simplemente adorable. Una mezcla que produce pasteles que sin ser rimbombantes como los de la alta pastelería francesa, si están elaborados con toda la perfección del método europeo.

Claro que siendo Japón un país de tradición shintoísta y budista, la Navidad no se celebra, como tal, en su sentido religioso. No obstante, desde mediados del siglo pasado, terminada la segunda guerra mundial y tras la invasión norteamericana, los japoneses adoptaron hábitos de la cultura estadounidense como el consumismo implícito en la época decembrina.

Al parecer, antes de la guerra ya se vendía en la famosa tienda Fujiya un dulce navideño decorado con perlas plateadas importadas, que únicamente podían comprar los ricos. Con la escasez de recursos de la posguerra, la tienda no podía conseguir las perlitas y comenzó a vender una sencilla torta con crema y fresas que poco a poco se fue popularizando.

Hoy día, las grandes tiendas y las pastelerías ofrecen su propio kurisumasu keeki, que no es más que un biscocho de genovesa de vainilla embebido con almíbar de licor de cerezas, relleno de crema batida y fresas, cubierto con crema batida y adornado con enormes fresas enteras y diminutas figuras navideñas, el cual se vende en tamaños pequeños y se ofrece como regalo de Navidad, principalmente entre las parejas. El pastel en sí es muy parecido al clásico Strawberry shortcake de los americanos, ¡pero con pinta de Fraisier parisino!

Lo que me encanta de este keeki es su minimalismo, y no sólo por el tamaño, sino por su decoración simple y pulcra, pero al mismo tiempo sutil y delicada.

20131212-085059 p.m..jpg

Mi propio pastel navideño al estilo japonés me encantó y fue muy sencillo de preparar. Sólo se requiere:

  • 1 Genovesa (método esponjoso caliente) de vainilla de 23 cm.
    Crema batida
    Almíbar con licor de cerezas (kirsh) o licor de naranja (Cointreau)
    8-10 fresas enteras
    8 fresas en rebanadas
    Adornos navideños, tales como coronas, arbolitos, santas ,etc.

Procedimiento

Partir la genovesa en dos. Bañar ambos discos con el almíbar. Untar un poco de crema batida a un disco y disponer las rebanadas de fresa alrededor. Colocar con el otro disco y bañar con el almíbar. Cubrir todo el pastel con crema batida de manera prolija y sencilla. Por último, crear en la superficie un borde decorativo al gusto y disponer al centro las fresas enteras boca abajo. Terminar el decorado con unos 2 o 3 adornos navideños y la leyenda de “Merry Christmas”.

20131212-085238 p.m..jpg

Inspiración otoñal: Tarta ligera con yogur griego e higos al Cointreau

Imagen

Nada anuncia mejor la llegada de una nueva estación que la aparición de ciertas flores,  frutas y vegetales, como la de los higos en este mes de octubre declarando el otoño.

En cuanto veo higos en los puestos de mercado imagino sus múltiples combinaciones y usos, aunque casi siempre opto unirlos con queso. Ya sean frescos o secos, los higos son compatibles con ingredientes grasos y salados como los quesos y el jamón. También se llevan bien con las especies. El sabor a nuez que desprenden los higos secos se destaca cuando se emplean como ingrediente de un pan rústico o de una tarta.

Los frescos, cuando están muy dulces, mejoran al contrarrestarlos con lácteos ácidos como el requesón, el queso de cabra o el yogur griego, como he hecho hoy en esta receta de inspiración otoñal.

Esta tarta con yogur griego e higos está tomada de un librito que adoro y poseo desde años, titulado “Cocina light, sabor total: Postres III” .

Cuando digo tarta ligera me refiero a una masa esponjosa (libre de grasa) que sustituye a la clásica pasta sucreé con la que normalmente se elaboran la tartas. Se trata de una masa suave y esponjosa,  lo cual se logra  aireando los huevos con el azúcar a través de un batido vigoroso y largo, así como incorporando la harina de forma envolvente y suave para no bajar el volumen. Acerca de la grasa, únicamente se unta mantequilla al molde antes de verter la masa.

El resultado: una tarta compuesta de un pan suave por dentro y crocante por fuera que al humedecerse con el jugo de naranja y el licor, se vuelve extraordinario; un yogur griego espeso y ácido -que hace las veces de crema batida o pastelera-  que soporta bien los higos embebidos en el licor de Cointreau, con lo cual se tornan picantes y deliciosamente almibarados.

La unión del higo dulce con el ácido del yogurt y el suave licor de naranja hacen una combinación única y especial. Aquí la receta:

Masa esponjosa (libre de grasa): 

  • 2 huevos
  • 1 clara
  • 90 gr de azúcar
  • 90 gr de harina

Procedimiento:

Calentar horno a 180 grados. Untar mantequilla  a un molde acanalado de 22 cm. Batir huevos, clara y azúcar  por 8 minutos hasta obtener una consistencia cremosa y espesa. Incorporar la harina tamizada con movimientos envolventes. Verter en el molde y hornear por unos 25 minutos. Dejar enfriar.

Relleno:

  • 8-10 higos grandes
  • 2 a 3 vasitos de yogur griego
  • 1 medida de licor de Cointreau
  • Jugo de naranja (sólo tres cucharadas)

Filetear los higos y dejar reposar ½ hora en un poco de Cointreau. Mientras, mezclar el yogur con 3 cucharadas de jugo de naranja y tres cucharadas de Cointreau. Enfriar.

Colocar el yogur generosamente sobre la tarta. Acomodar los higos de forma decorativa y ¡disfrutar!

Manzanas al horno con crujiente de nuez

Imagen

Huele a otoño en la Ciudad de México y, aunque no ha dejado de llover, como es normal en verano, ya se percibe el frescor propio de mi estación favorita.

Nostálgica, como regularmente me siento en esta época del año, mi pasión por hornear aumenta. Así que esta tarde fría y lluviosa quise hacer un postre cálido y confortable para mi familia. Recordé que tenía una cacerola de cerámica Fontignac sin estrenar y, entonces, preparé en ella unas manzanas horneadas con crujiente de nuez. Dado que estas magníficas cacerolas cuecen lenta y profundamente los alimentos sin que pierdan sus jugos, mis manzanas quedaron ¡deliciosas!

Imagen

Ingredientes:

  • 3-4 manzanas Granny Smith en cubos
  • Azúcar standar (sólo para espolvorear)
  • Canela
  • Nuez moscada

Topping crujiente:

  • 100 gramos de nuez troceada
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1/2 taza de azúcar mascabado
  • 3 cucharadas de harina

Elaboración:

Enmantequillar ligeramente una cacerola profunda o tu Fontignac y colocar las manzanas troceadas 2,100con un poco de azúcar. En un tazòn juntar todos los ingredientes del topping y mezclar hasta lograr una pasta. Colocar sobre las manzanas y tapar. Hornear aproximadamente 45 minutos. Disfrutar en los días lluviosos y frescos, si se desea con una bola de helado de vainilla.

¡Feliz arribo del otoño!

Imagen

Muffins de coco

Imagen

Habiendo crecido en un país tropical donde la playa más cercana se encuentra a una hora de la ciudad, el coco era para mí una fruta de todos los días, no sólo para tomar en la playa sino en mi propia mesa familiar.

Así que, independientemente de que el coco haya sido usual en mi alimentación desde temprana edad,  es una de mis frutas preferidas y me gusta tanto al natural como en guisos salados como el curry, así como en toda clase de postres, especialmente en lo helados artesanales y merengues. Ya he comentado aquí que los pasteles de tres leches no me gustan mucho, pero sí me encantan los que yo preparo precisamente con leche de coco.

Hace poco descubrí en mi alacena una lata de leche de coco tailandesa y recordé que también  tenía coco seco y rallado de Colima. Entonces decidí preparar algo y  recurrí a la Biblia de los muffins: “The Ultimate Muffins” de Bruce Weinstein y Mark Scarbrough, donde encontré esta receta la cual  he preparado casi idéntica. El resultado: un muffin con intenso sabor a coco,  bien esponjadito, fresco y ¡chispeante! Aquí dejo mi propia versión:

ImagenIngredientes (12 muffins):

  • 2 tazas de harina
  • 2/3 de taza de azúcar refinada
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Pizca de sal
  • 150 gramos de coco rallado
  • ¾ de taza de leche de coco
  • I cucharada de ron
  • 2 huevos
  • ¼ de taza de aceite de canola

Preparación:

Juntar harina, azúcar, coco rallado, polvos de hornear, bicarbonato y sal. Batir los huevos ligeramente, añadir aceite, leche de coco y ron, mezclando bien. Incorporar líquidos a secos y mezclar todo sólo hasta incorporar.

Colocar doce capacillos en una charola para muffins y rellenar cada uno hasta tres cuartas partes.  Rebozar la superficie con un poco de coco rallado.  Hornear a 180 grados y ¡disfrutar!

Imagen

Banana cake

Imagen

En mi casa siempre hay plátanos, guineos o bananas. Los comemos a toda hora, en el desayuno como milk shake o con papaya. Algunos domingos los rebano para  agregarlos a los hotcakes, o bien se toman con miel  como merienda,  pero en esta época del año no duran nada pues se maduran rapidísimo. Así que, en cuanto veo que se ponen negruscos pienso  ”bananas para qué las quiero” y otra vez horneo un pan de plátano que desaparece en una abrir y cerrar de ojos. Ya les he comentado por aquí que para mi gusto un pan de plátano debe saber a plátano, por eso lo hago simple y sólo a veces incorporo pasas, nueces o una mezcla de cacahuate, nuez, almendra confitada sólo en la superficie, como he hecho en esta ocasión.

Imagen

Un cake de plátano bien hecho es un gran regalo para el alma, por eso en repetidas ocasiones lo obsequio así,  arreglado muy coqueto, porque recuerden que de la vista nace el amor.

Imagen

Aquí dejo la receta básica de mi pan de plátano (basada en una receta de Le Cordon Bleu).

  • 250 gramos de harina
  • 230 gramos de azúcar brown
  • 1/4 de taza de aceite de canola
  • 2 huevos
  •  Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Una cucharada de canela en polvo
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de levadura en polvo
  • 3 plátanos grandes, maduros
  • Una palanqueta de nueces, almendras y cacahuates

Procedimiento

Cernir harina y mezclar con levadura, sal y especias. Batir azúcar y huevos hasta blanquear. Procesar  los plátanos y mezclar con el aceite. Juntar con la mezcla del azúcar y huevos. Finalmente incorporar los ingredientes secos y mezclar. Procesar la palanqueta y poner en la superficie del panqué. Hornear a 180 por 45 minutos.

Imagen

¡Perfecto para desayunar o regalar!