Hummus (Crema de garbanzos)

La primavera es la estación ideal para organizar reuniones informales con los amigos sin que la preparación de los alimentos sea un motivo de estrés.

Me encanta recibir a mi familia y amigos con una mesa compuesta por diferentes platos sencillos y vistosos en la que nunca falten ensaladas o vegetales, quesos, carnes frías y un delicioso hummus para untar en galletas tipo cracker o verduras crudas.

El hummus – o crema de puré de garbanzos con tahini, jugo de limón y aceite de oliva- es un plato propio de la gastronomía del Oriente Medio que en esa región suele servirse como desayuno. En Occidente se ha popularizado como un entremés que se ofrece con triángulos de pan pita horneado.

En mis reuniones nunca falta uno, no sólo porque es delicioso , también por ser rico en proteínas y grasas saludables.

Por años lo compré en el supermercado, pero hoy que sé cómo prepararlo, tan fácil y rápido, no pienso volver a comprar uno.

Les comparto una receta básica.

Ingredientes:

1 lata de garbanzos cocidos (200 gramos)

Ajonjoli (5 cucharadas)

1 limón grande (el jugo)

Agua

Perejil o cilantro picado fino

Sal

Aceite de oliva (5-6 cucharadas)

Procedimiento:

Escurrir los garbanzos y enjuagarlos bien bajo el chorro de agua, retirándoles la piel.

En una sartén pequeña dorar el ajonjoli a fuego bajo por 10 minutos revolviendo de vez en cuando para que no se tueste de más.

En una licuadora potente, mezclar el ajonjoli caliente con unas 4 cucharadas de agua. Procesar hasta obtener una pasta cremosa. Añadir a la mezcla los garbanzos (reservando unos cuantos para la decoración), el jugo de limón , el perejil o cilantro, una pizca de sal y el aceite de oliva.

Procesar nuevamente hasta obtener un puré fino.

Verter al bowl de presentación y decorar al gusto.

Para mi versión de hummus original, decoré con perejil y, para la versión de Chile poblano, sòlo añadí un puño de rajas de poblano a la receta básica.

Preparar en casa nuestro propio hummus es barato, sencillo y hasta divertido ya que podemos añadirle cualquier sabor como chile chipotle, pimentón, ajo, y hasta aguacate.

Sí se animan, me cuentan còmo les fue. Feliz primavera.

Quiche de calabaza en pan integral

Imagen

¡Ya casi es verano! Los días soleados que invitan a comenzar el día más temprano y con mucho ánimo están por llegar, y pienso en las múltiples posibilidades que las frutas propias de la estación nos ofrecen para endulzar el alma.
En esta época se antojan los alimentos ligeros y frescos, por eso hoy les comparto un quiche muy sencillo y sabroso, perfecto para desayuno o brunch.

Ingredientes:

  • 12 rebanadas de pan integral
  • Aceite de oliva para untar los moldes
  • 200 gramos de crema ácida
  • 200 gramos de queso maduro rallado (gouda, manchego, edam)
  • 1 calabaza grande (zuchinni) rallada
  • 3 huevos
  • Pizca de sal
  • Nuez moscada
  • Perejil en polvo

Imagen    la foto 2 (8)

Preparación:

Quitar corteza y aplanar con la ayuda de un rodillo cada una de las rebanadas de pan integral. Colocar en una charola para muffins, moldeando en forma de canasta. Pincelar ligeramente con aceite de oliva.
Con ayuda de un globo mezclar crema y huevos. Añadir sal, nuez moscada y perejil.
Colocar en cada canasta de pan un poco de queso, luego la calabaza y por último rellenar con la mezcla de crema y huevo. Espolvorear perejil como adorno.
Hornear a 180 grados por 20 minutos. Dejar enfriar unos 10 minutos y desmoldar. Ofrecer en capacillos.

Imagen   Imagen

Kurisumasu keeki

20131212-084945 p.m..jpg

Saben bien que vivo fascinada por la pastelería japonesa. Esa combinación de aparente simplicidad en la forma y pulcritud en el fondo (o técnica) resulta simplemente adorable. Una mezcla que produce pasteles que sin ser rimbombantes como los de la alta pastelería francesa, si están elaborados con toda la perfección del método europeo.

Claro que siendo Japón un país de tradición shintoísta y budista, la Navidad no se celebra, como tal, en su sentido religioso. No obstante, desde mediados del siglo pasado, terminada la segunda guerra mundial y tras la invasión norteamericana, los japoneses adoptaron hábitos de la cultura estadounidense como el consumismo implícito en la época decembrina.

Al parecer, antes de la guerra ya se vendía en la famosa tienda Fujiya un dulce navideño decorado con perlas plateadas importadas, que únicamente podían comprar los ricos. Con la escasez de recursos de la posguerra, la tienda no podía conseguir las perlitas y comenzó a vender una sencilla torta con crema y fresas que poco a poco se fue popularizando.

Hoy día, las grandes tiendas y las pastelerías ofrecen su propio kurisumasu keeki, que no es más que un biscocho de genovesa de vainilla embebido con almíbar de licor de cerezas, relleno de crema batida y fresas, cubierto con crema batida y adornado con enormes fresas enteras y diminutas figuras navideñas, el cual se vende en tamaños pequeños y se ofrece como regalo de Navidad, principalmente entre las parejas. El pastel en sí es muy parecido al clásico Strawberry shortcake de los americanos, ¡pero con pinta de Fraisier parisino!

Lo que me encanta de este keeki es su minimalismo, y no sólo por el tamaño, sino por su decoración simple y pulcra, pero al mismo tiempo sutil y delicada.

20131212-085059 p.m..jpg

Mi propio pastel navideño al estilo japonés me encantó y fue muy sencillo de preparar. Sólo se requiere:

  • 1 Genovesa (método esponjoso caliente) de vainilla de 23 cm.
    Crema batida
    Almíbar con licor de cerezas (kirsh) o licor de naranja (Cointreau)
    8-10 fresas enteras
    8 fresas en rebanadas
    Adornos navideños, tales como coronas, arbolitos, santas ,etc.

Procedimiento

Partir la genovesa en dos. Bañar ambos discos con el almíbar. Untar un poco de crema batida a un disco y disponer las rebanadas de fresa alrededor. Colocar con el otro disco y bañar con el almíbar. Cubrir todo el pastel con crema batida de manera prolija y sencilla. Por último, crear en la superficie un borde decorativo al gusto y disponer al centro las fresas enteras boca abajo. Terminar el decorado con unos 2 o 3 adornos navideños y la leyenda de “Merry Christmas”.

20131212-085238 p.m..jpg