Bittersweet sixteen: pastel mousse de zarzamora

ImagenPara celebrar  el cumpleaños 16 de mi hija, preparé un pastel mousse de zarzamora, una de sus frutas favoritas, después del mango. Por lo que sus dulces 16, sólo en lo que respecta al pastel,  fueron unos agridulces 16. Tratándose de una ocasión tan especial y aunque siempre ando corta de tiempo, decidí preparar el pan de acuerdo con la receta clásica de la genovesa de vainilla (genoise) aunque ello significara dedicarle más tiempo a la preparación y que subieran considerablemente las calorías. Para el mousse, usé las mejores zarzamoras, otro tanto de crema batida, grenetina, un poco de limón y azúcar. Como contaba con muy poco tiempo para decorarlo, opté por un sencillo espejo de gelatina usando el jugo que soltaron las zarzamoras después de macerarlas un rato con azúcar y limón.

Algo sencillo pero con todo el sabor agridulce de las zarzamoras, perfecto para los amantes del bittersweet.

Imagen

Adicta al Bittersweet (de zarzas y moras)

¿Qué sientes cuando ves o imaginas una zarzamora? Seguro se te hace agua la boca y tus papilas gustativas empiezan a producir esa sensación agria y dulce, ¿verdad?

Zarzamora es sinónimo de agridulce, por eso algunos sólo la consumen confitada, en jaleas, mermeladas y salsas. Dado que soy adicta al bittersweet, a mí me gustan frescas, si acaso acompañadas de quesos frescos o maduros.

La zarzamora es como otra “cereza” del pastel. Con ella se adornan tartas, mousses y pasteles; viste bien cualquier postre emplatado, como lo hace un buen accesorio en una mujer.

Su papel protagónico está sin duda en las famosas crepas Blinzet -postre de origen judío, tradicional en la celebración del Shavuot-, esas tortillas delgadas rellenas de queso crema, ricotta o cottage, cubiertas con puré de zarzamora y zarzamoras.

Así como en la exquisita Tarta Linzer (o Linzertorte) de origen austro-húngaro -un tipo de pay cubierto cuya masa se elabora con almendras o avellanas, perfumada con canela, clavo y ralladura de limón- rellena con jalea de  zarzamoras, frambuesas o albaricoques.

Para disfrutar de la zarza este verano, he preparado una “Tarta de zarzamoras frescas a la antigua”, mi propia versión de la original tarta francesa de frambuesas frescas.Imagen

Tarta de zarzamoras frescas a la antigua

Pasta sucreé

Mermelada de zarzamora

Crema batida con glass

Zarzamoras y ralladura de limón

¡A disfrutar!

Imagen